Pensamientos...anteriores

(página 1 de 6)
Pensamientos, Historias, Anécdotas y Metáforas que te invitarán a reflexionar sobre la vida y por supuesto sobre ti.

08/2004 Sobre el Cachorrito en venta...............

07/2004 Sobre el árbol de los problemas...........

06/2004 Sobre Solo con el tiempo.....................

05/2004 Sobre el gran secreto...........................

04/2004 Sobre aprendí y decidí.........................

03/2004 Sobre el cielo y el infierno....................

02/2004 Sobre el Ratón y la Ratonera...............

01/2004 Sobre una reflexión de Gandhi.............

 

 

 

 

 

 


Sobre el Cachorrito en venta…

El dueño de una tienda colocó un anuncio en la puerta que decia:
"Cachorritos en venta".

Esa clase de anuncios siempre atraen a los niños, y pronto un niñito
apareció en la tienda preguntando: "¿Cuál es el precio de los perritos?"

El dueño contestó: "Entre $ 500 y $ 800 pesos". El niñito metió la mano en
su bolsillo y sacó unas monedas: "Sólo tengo $ 50 ¿puedo verlos?".

El hombre sonrió y silbó. De la trastienda salió su perra corriendo seguida por cinco perritos.
Uno de los perritos estaba quedándose considerablemente atrás.
El niñito inmediatamente señaló al perrito rezagado que cojeaba.

"¿Qué le pasa a ése perrito?", preguntó.

El hombre le explicó que cuando el perrito nació, el veterinario le dijo que tenía una cadera
defectuosa y que cojearía por el resto de su vida.

El niñito se emocionó mucho y exclamó: "¡Ese es el perrito que yo quiero comprar!".
Y el hombre le dijo: "No, tú no vas a comprar ese cachorro, si tú realmente lo quieres, yo te lo regalo".
Y el niñito se disgustó, y mirando directo a los ojos del hombre le dijo: "Yo no quiero que usted me
lo regale.
El vale tanto como los otros perritos y yo le pagaré el precio completo.
De hecho, le voy a dar mis $ 50 ahora y 10 pesos cada mes hasta que lo haya pagado completo".

El hombre contestó: "Tú en verdad no querrás comprar ese perrito, hijo. El nunca será capaz de correr,
saltar y jugar como los otros perritos".

El niñito se agachó y se levantó la pierna de su pantalón para mostrar su pierna izquierda,
cruelmente retorcida e inutilizada, soportada por un gran aparato de metal. Miró de nuevo al hombre y le dijo:

"Bueno, yo no puedo correr muy bien tampoco, y el perrito necesitará a alguien que lo entienda".

El hombre estaba ahora mordiéndose el labio, y sus ojos se llenaron de lágrimas... sonrió y dijo:
"Hijo, sólo espero y rezo para que cada uno de estos cachorritos tenga un dueño como tú".

En la vida no importa quién eres, sino que alguien te aprecie por lo que eres, y te acepte y te ame incondicionalmente.
Un verdadero amigo es aquél que llega cuando el resto del mundo se ha ido.

Tu ¿cuántos amigos tienes?

Inicio


Sobre El árbol de los problemas…

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja,
acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica
se dañó y lo hizo perder una hora de trabajo y ahora su antiguo camión se
niega a arrancar.
Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. Una vez que llegamos, me
invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se
detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las
ramas con ambas manos.

Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación. Su
bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos y
le dio un beso a su esposa.

Posteriormente me acompañó hasta el auto. Cuando pasamos cerca del árbol,
sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo que lo había visto hacer un
rato antes.

"Oh, ese es mi árbol de problemas", contestó. "Sé que yo no puedo evitar
tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no
pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente
los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego en la mañana
los recojo otra vez".

"Lo divertido es", dijo sonriendo, "que cuando salgo en la mañana a
recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche
anterior".

Inicio


Sobre Solo con el tiempo...

Después de un tiempo, uno aprende la diferencia
entre sostener una mano y encadenar un alma,
y uno aprende, que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad
y uno empieza a aprender...
Que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas
y uno empieza a aceptar sus derrotas,
con la cabeza alta y los ojos abiertos y
uno aprende a construir,
todos sus caminos en el hoy, porque el
terreno de mañana, es demasiado inseguro para planes...
y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.
Y después de un tiempo, uno aprende que si
es demasiado, hasta el calorcito del sol quema.
Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale,
y uno aprende y aprende... y con cada día uno aprende.
Con el tiempo aprendes que estar con alguien
porque te ofrece un buen futuro, significa que
tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Con el tiempo comprendes que solo
quien es capaz de amarte con tus defectos y sin pretender
cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.
Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados,
y que el que no lucha por ellos, tarde o temprano
se verá rodeado de amistades falsas.
Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace,
pero perdonar es sólo de almas grandes.
Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo
duramente, muy probablemente la amistad jamás
volverá a ser igual
Con el tiempo te darás cuenta que aunque seas feliz
con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.
Con el tiempo te darás cuenta de que cada experiencia vivida
con cada persona es irrepetible.
Con el tiempo te das cuenta de que en realidad
lo mejor no era el futuro, sino el momento
que estabas viviendo justo en ese instante.
Con el tiempo verás que aunque seas feliz con
los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer
estaban contigo y ahora se han marchado.
Con el tiempo aprenderás a intentar perdonar o pedir perdón,
decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas,
decir que quieres ser amigo,
Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo...

 

Jorge Luis Borges

Inicio


Sobre el Gran Secreto…

Hace muchos años, vivía en la India un sabio, de quien se decía que
guardaba en un cofre encantado un gran secreto que lo hacía ser un
triunfador en todos los aspectos de su vida y que, por eso, se consideraba
el hombre más feliz del mundo.

Muchos reyes, envidiosos, le ofrecían poder y dinero, y hasta intentaron
robarlo para obtener el cofre, pero todo era en vano. Mientras, más
infelices eran, pues la envidia no los dejaban vivir.
Así pasaban los años y el sabio era cada día más feliz.

Un día llegó ante él un niño y le dijo: "Señor, al igual que tú, también
quiero ser inmensamente feliz". ¿Por qué no me enseñas que debo hacer para
conseguirlo?"

El sabio, al ver la sencillez y la pureza del niño, le dijo: "Te enseñaré
el secreto para ser feliz. Ven conmigo y presta mucha atención. En
realidad, son dos cofres en donde guardo el secreto para ser feliz y éstos
son mi mente y mi corazón. El gran secreto no es otro que una serie de
pasos que debes seguir a lo largo de la vida.

El primer paso, es saber que existe la presencia de Dios en todas las
cosas de la vida, por lo tanto, debes amarlo y darle gracias por todas las
cosas que tienes.

El segundo paso, es que debes quererte a ti mismo, y todos los días al
levantarte y al acostarte, debes afirmar: "yo soy importante, yo valgo,
soy capaz, soy inteligente, soy cariñoso, espero mucho de mí, no hay
obstáculo que no pueda vencer". Este paso se llama: autoestima alta.

El tercer paso, es que debes poner en práctica todo lo que dices que eres,
es decir, si piensas que eres inteligente, actúa inteligentemente; si
piensas que eres capaz, haz lo que te propones; si piensas que eres
cariñoso, expresa tu cariño; si piensas que no hay obstáculos que no
puedas vencer, entonces propónte metas en tu vida y lucha por ellas hasta
lograrlas. Este paso se llama: motivación.

El cuarto paso, es que no debes envidiar a nadie por lo que tiene o por lo
que es, ellos alcanzaron su meta, pero tú, logra las tuyas.

El quinto paso, es que no debes albergar en tu corazón rencor hacia nadie;
ese sentimiento no te dejará ser feliz; deja que las leyes de Dios hagan
justicia, tú perdona y olvida.

El sexto paso, es que no debes tomar las cosas que no te pertenecen,
recuerda que de acuerdo a las leyes de la naturaleza, si así lo hicieras
mañana te quitarán algo de más valor.

El séptimo paso, es que no debes maltratar a nadie; todos los seres del
mundo tenemos derecho a que se nos respete y se nos quiera.

Y por ultimo, levántate siempre con una sonrisa en los labios, observa a
tu alrededor y descubre en todas las cosas el lado bueno y bonito. Piensa
en lo afortunado que eres al tener todo lo que tienes; ayuda a los demás,
sin pensar que vas a recibir nada a cambio; mira a las personas y descubre
en ellas sus cualidades y dales también a ellos el secreto para ser
triunfador y que de esta manera, puedan ser felices.

Aplica estos pasos y verás qué fácil es ser feliz, porque, al final,
depende de ti querer ser feliz."

Inicio


Sobre aprendí y decidí ...

Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar.

Decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas; decidí ver
cada problema como la oportunidad de encontrar una solución; decidí ver
cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis; decidí ver cada
noche como un misterio a resolver; decidí ver cada día como una nueva
oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias
debilidades; y que en éstas, está la única y mejor forma de superarnos.

Aquel día dejé de temer a perder, y empecé a temer a no ganar. Descubrí que
no era yo el mejor, y que quizás nunca lo fui; me dejó de importar quién
ganara o perdiera, ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.

Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de
llamarle a alguien "Amigo". Descubrí que el amor es más que un simple
estado de enamoramiento, "el amor es una filosofía de vida".

Aprendí que debo de dejar de ser un reflejo de mis escasos triunfos
pasados, y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente.

Aprendí que de nada sirve ser luz, si no vas a iluminar el camino de los
demás.

Decidí cambiar tantas cosas...

Aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad.

Desde aquel día ya no duermo para descansar, ahora simplemente duermo para
soñar...

Walt Disney .

Inicio


Sobre el cielo y el infierno...

Un hombre habló con Dios acerca del cielo y el infierno. Dios le dijo a ese hombre: "Ven, te mostraré el infierno". Entraron en una habitación en donde un grupo de personas se encontraba sentado alrededor de una enorme olla de guisado. Todos estaban desesperados y hambrientos. Cada persona sostenía una cuchara que tocaba la olla, pero cada cuchara tenía un mango mucho más largo que su propio brazo, de tal manera que no podía utilizarse para llevar el guisado a sus bocas. El sufrimiento era terrible.

"Ven, ahora te mostraré el cielo", le dijo Dios, después de un tiempo. Entraron en otra habitación, idéntica a la primera (la olla de guisado, el grupo de personas, las mismas cucharas con mango largo). Sin embargo, allí todos estaban felices y bien alimentados.

"No comprendo", dijo el hombre. "¿Porque están felices aquí, si en la otra habitación se sienten miserables y todo es igual?"

Dios sonrió. "Ah, es sencillo", respondió. "Aquí aprendieron a alimentarse mutuamente".

[Es decir, mientras que en el infierno cada uno quiere comer con su cuchara y no es capaz de compartir con los demás, en el cielo cada uno piensa primero en compartir y con su propia cuchara los alimenta].

¿Alimentas tú a tus semejantes? No desde el punto de vista del alimento físico, sino en el sentido amplio de compartir con los demás (tu tiempo, tus posesiones, tu amor, etc.). Inicio


Sobre el Ratón y la Ratonera...

Un ratón que habitaba en una casa observó un día que un hombre entregaba un paquete a la dueña de la casa.
El ratón pensó que se trataba de un paquete de comida. Así que se imaginó su comida preferida "Un delicioso queso".
El solo pensar que era un queso, se le hacia agua la boca.
En cuanto pudo, corrió a abrir la bolsa dispuesto a disfrutar ese manjar.
Pero quedó aterrado cuando descubrió que el contenido del paquete era una ratonera.

Inmediatamente corrió al patio a advertir a todos los animalitos del peligro.

Encontró a la gallina y le dijo:
¡Hay una ratonera en la casa!, ¡una ratonera!

La gallina que estaba buscando lombrices en la tierra, cacareo y le dijo.
¡Discúlpame ratón!, entiendo que eso sea un gran problema para ti, pero a mi no me perjudica en nada, así que no me interesa.

El ratón entristeció y siguió corriendo alertando a todos del peligro.

Llegó hasta el cordero y le dijo: ¡Hay una ratonera!
Discúlpame ratón a mi eso no me afecta, yo como pasto, lo único que puedo hacer es orar por ti. Y siguió comiendo tranquilamente.

Finalmente el ratón llegó en donde estaban las vacas para alertarlas.
Estas se burlaron de él y le dijeron.
¿Acaso estamos en peligro? ja ja ja .....

El ratón regresó a la casa triste al saber que se tenía que enfrentar solo con su problema ya que a nadie le había importado.

Aquella misma noche, se escuchó un ruido como el de una ratonera atrapando a su victima.
La dueña de la casa fue a ver que había en la ratonera, en la oscuridad no se dio cuenta que la ratonera había atrapado la cola de una víbora venenosa. De tal suerte que al acercarse la víbora la mordió.

Su esposo la llevó inmediatamente al hospital.
Ya de regreso en casa, seguía con fiebre, así que nada mejor que un buen caldo de gallina.
Por lo que tuvieron que matar a la gallina.

La mujer empeoró y todos los amigos y vecinos acudieron a verla, por lo que fue necesario matar al cordero para poder alimentarlos.

Finalmente la mujer falleció y todo el pueblo asistió al funeral.
El esposo triste y agradecido por todas las muestras de solidaridad,
Decidió matar a las vacas para darles de comer a todos.

La próxima vez que alguien enfrente un problema y creas que a ti no te afecta, piénsalo dos veces.
Ya que la ratonera puede que finalmente no sea para el ratón sino para ti.

Inicio


Sobre una reflexión de Gandhi...

...Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes
y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la razón.
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla,
no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás.
No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.

Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.
Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.

Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso.
Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.

¡Señor...si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí!

Mahatma Gandhi

Inicio